Un apunte corto.

Hola, buenas, diario al que cada vez temo menos (afortunadamente).. Dejo aquí dos lecturas. la primera es de un libro que me marcó -demasiado (o lo suficiente)-; la segunda, un cuento con el mismo nombre del anterior, ambas por el mismo fabuloso autor, جبران خليل جبران بن ميخائل بن سعد.

EL LOCO
(1918)

Me preguntáis como me volví loco. Así sucedió:

Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que me habían robado todas mis máscaras -si; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscara por las calles atestadas de gente, gritando:

-¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!

Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, varias personas, llenas de espanto, corrieron a refugiarse en sus casas. Y cuando llegué a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome gritó:

-Miren! ¡Es un loco!

Alcé la cabeza para ver quién gritaba, y por vez primera el sol besó mi desnudo rostro, y mi alma se inflamó de amor al sol, y ya no quise tener máscaras. Y como si fuera presa de un trance, grité:

-¡Benditos! ¡Benditos sean los ladrones que me robaron mis máscaras!

Así fue que me convertí en un loco.

Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido, pues quienes nos comprenden esclavizan una parte de nuestro ser.

Pero no dejéis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad; ni siquiera el ladrón encarcelado está a salvo de otro ladrón.

EL LOCO

Fue en el jardin de un manicomio que conoci a un joven de rostro palido y hermoso y lleno de encanto. Sentándome a su lado sobre el banco le pregunte:

“Por que estas aqui ?”

Me miro asombrado y respondio: “Es una pregunta inadecuada, sin Embargo, contestare:

“Mi padre quiso hacer de mi una reproduccion de si mismo; tambien mi Tio.

“Mi madre deseaba que fuera la imagen de su ilustre padre. Mi hermana mostraba a su esposo navegante como el ejemplo perfecto a seguir.

“Mi hermano pensaba que debia ser como el, un excelente atleta.

“Mis profesores, como el doctor de filosofia, el de musica y el de logica, ellos tambien fueron terminantes, y cada uno quiso que fuera el reflejo de sus propios rostros en un espejo.

“Por eso vine a este lugar. Lo encontre mas sano. Al menos puedo ser yo mismo”.

Enseguida se volvio hacia mi y dijo:

“Pero dime, te condujeron a este lugar la educacion y el buen consejo ?”

Yo respondi: “No, soy un visitante”.

Y el añadio: “Oh, tu eres uno de los que vive en el manicomio del otro lado de la pared”.

——(esto sí es mío)…
Bueno es saber que ya no duelen tanto ciertas cosas;
        recordar que, como un río, la vida fluye continuamente.
Bueno es reconocer que todo es temporal;
        nada permanece, ni bueno, ni malo.
Bueno es aceptar esta calma, que viene despues de cada tormenta;
         “la derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce”.
         (La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva)
…y bueno es al fin vislumbrar que la ansiedad, la obsesión y la pena van pasando…
         El tiempo si cura, Bunbury, aunque necesitemos un bastón para el corazón.
Advertisements
This entry was posted in autoexamen, lectura, positivo, verdad. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s